Blog de la Biblioteca Municipal de Alange

Espacio dedicado a difundir la actividad de la biblioteca y foro de discusión sobre la cultura en general.

La familia bien, gracias. Parte I: la madre.

Posted by juanjobgoya en noviembre 23, 2010

¿Nunca os han preguntado “Cómo está tu familia?”

Sí. Cuando ves a un amigo, o conocido, o lo que sea te para y te pregunta:¿Qué tal está tu familia? Y lo que siempre preguntamos es: ¿La familia? Bien, gracias.

¿Pero por qué decimos gracias? ¿Qué gracias tiene una familia?

La verdad es que mucha.

Veréis, os empezaré hablando de las madres.

¿Os habéis fijado en que todas las madres del mundo hacen y dicen exactamente las mismas cosas? Yo creo que les dan un cursillo, del plan FIP o algo así, en el que aprenden esas conductas que llamamos “cosas de madre”. ¿Nunca habéis oído la frase: tú hazle caso a tu madre, que tu madre sabe mucho de esto?

¿De dónde creéis que ha podido sacar una madre una frase así? Pues del cursillo. Por eso todas las madres dicen las mismas cosas. Seguro que si vas a Tanzania, allí las madres dicen: Hazcumba tumami, que tumami sabe mucho de esto.

En el cursillo les dan clases de lenguaje y las madres aprenden a incluír en todas sus frases el “mi” y el “me”.

“Mi niño no me come”, “Mi niño no me duerme”, “Mi niño no me estudia”. ¿Pa’qué voy a estudiarte! Ni que te tuviera que aprobar!

Son tan posesivas, que en la agenda de teléfonos, ponen a todos sus hijos en la letra M: Mi David, Mi Nico, Mi Juanjo …

Gracias al cursillo, las madres son capaces de dos temas a la vez, incluso tres:

– Mama, quiero hablar contigo.

– ¿Qué te pasa hijo mío? ¡No arrastres los pies!

– Es que estoy pensando en dejar de estudiar.

-¡ No te enredes en los granos!¿Pero cómo vas a dejar los estudios?

– Es que estudiar es un rollo. No me gusta.

– Huy, hay tantas cosas que no me gustan a mí y tengo que hacerlas. ¡Ponte  derecho, que vas chepao!

Y concluye:

– Pero, ¿ cómo vas a tener ganas de estudiar si no arreglas tu habitación? Venga va, que no hay quien entre … ¡y estudia!

Además todas las madres tienen un Rappel dentro, son videntes:

– Niño, que te vas a caer …

Y te caes.

– Niño, no comas tan deprisa que te vas a atragantar …

Y vas y te atragantas.

– Hijo, ten cuidado con ésa que es una petarda…

¡Y es una petarda!

Con el paso de los años, tu madre te va enseñando todos sus conocimientos aprendidos en los cursillos:

Te enseña religión:

– Reza para que esta mancha salga de la alfombra.

Te enseña a ser razonable:

– ¡Porque lo digo yo, por eso … y punto!

También a ser previsor:

– Asegúrate que llevas los calzoncillos limpios, por si tienes un accidente.

A decir siempre la verdad:

-¡Te he dicho un millón de veces que no seas tan exagerado!

¡Incluso técnicas de odontología!

– Me vuelves a contestar y te estampo los dientes contra la pared!

¡Hasta contorsionismo!

-¡Mira lo sucia que tienes la nuca! ¡Vuélvete!

En fin, una vez explicado cómo son las madres, he llegado a una conclusión: vale que todas las madres sepan mucho, vale que todas las madres hayan hecho el mismo cursillo, pero ¿qué queréis que os diga? Para mí, la mejor madre del mundo es la mía.

Juan José Benítez Goya

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: