Blog de la Biblioteca Municipal de Alange

Espacio dedicado a difundir la actividad de la biblioteca y foro de discusión sobre la cultura en general.

Mujeres escritoras IV (Teresa de Jesús o la conciencia de autora)

Posted by Biblioteca Alange en marzo 18, 2010

     Los escritos de Teresa de Jesús fueron considerados desde el primer momento  obras fundamentales de la literatura  castellana, así lo atestiguan autores de la talla de Fray Luis de León que les reconoce unas cualidades artísticas excepcionales y así lo expresa en el prólogo a la primera edición del Libro de la Vida de la Santa. Esta misma opinión ha sido compartida por muchos otros estudiosos contemporáneos y posteriores  de su obra.  Este  éxito inmediato  nos hace plantearnos varias cuestiones, ¿era ella consciente de la calidad de su obra? y, por otra parte, ¿era su estilo tan espontáneo como la misma autora y algunos de sus críticos quieren hacernos ver? Además, ¿Escribía movida por el mandato o tenía verdadera vocación de escritora?

Los críticos admiten por unanimidad como cierto el hecho de que Teresa de Jesús obedece a un mandato de sus confesores a la hora de escribir su obra. En el prólogo a la Vida podemos leer: “ Sea bendito por siempre, que tanto me esperó, a quien con todo mi corazón suplico me dé gracia para que con toda claridad y verdad yo haga esta relación que mis confesores me mandan; y aún el Señor sé yo lo quiere muchos días ha…”.  Teresa de Jesús se escuda en el mandato, por un lado, de sus confesores y, por otro, en la voluntad divina, para dar a la luz pública la relación de su vida y experiencias espirituales en un momento en el que la voz de las mujeres era silenciada por los moralistas y la sociedad en general.  A nuestra autora le gustaba escribir. Es impensable de otro modo la extensa producción literaria de la Santa a lo largo de toda su vida. La habilidad de Teresa de Jesús estriba en hacernos creer que  obedecía un mandato, cuando en realidad estaba escribiendo por voluntad e iniciativa propias.

S. Herpoel en su libro “A la zaga de Santa Teresa: autobiografías por mandato” nos dice que contamos con una larga lista de religiosas en el Siglo de Oro a las que la experiencia les ha enseñado las ventajas  del disimulo o de los olvidos fingidos. Se trata de autoras que, de antemano, se saben indefensas ante la crítica masculina y, por consiguiente, escriben siguiendo estrategias defensivas. Sin embrago, a pesar de la práctica de la humillación propia algunas reivindicarán su derecho a la escritura.  En el Libro de la Vida  vemos a una mujer que descubre cómo tiene que expresarse por escrito de forma que el o los destinatarios admitan su mensaje. Por otra parte,  añade Herpoel que  el recurso a una supuesta obediencia es empleado desde la Antigüedad.  En un recuento de las diferentes fórmulas tópicas comunes durante la Edad Media, E. R. Curtius destaca la modestia en la presentación de la obra, apropiada para mantener el interés y la aprobación del lector. En esta tradición cobran sentido las declaraciones de incapacidad y obediencia ante la tarea de escribir. Santa Teresa hace uso de una serie de tópicos con la convicción de que le serán útiles en una sociedad antifeminista como la que vive.

Nuestra autora aludió en su Libro de la Vida a su afición por la lectura, tal vez con el íntimo deseo de respaldar y legitimar su actividad de escritora. En el capítulo I nos dice que esta afición procedía de su propia familia, donde su padre era “aficionado a leer buenos libros, y ansí  los tenía de romances para que leyesen sus hijos, éstos”.  En el capítulo II nos confiesa que “era aficionada a libros de cavallerías” y en base a esta afirmación muchos estudiosos han tenido especial interés en saber de otras obras profanas que pudieron dejar huella en ella. Según Aurora Egido, las novelas sentimentales “ofrecen un lenguaje que está mucho más cerca del de Santa Teresa que el tan traído y llevado de las novelas de caballerías. F. Márquez Villanueva apunta a la huella que pudo dejar en sus escritos la poesía cancioneril. El género epistolar, de gran auge en el Renacimiento, también se ha considerado como un molde al que se acomodaban las más diversas materias.

Por lo que atañe a las fuentes religiosas, la Biblia ocupó un puesto importantísimo. Los Evangelios pudieron contribuir al estilo de la Santa del sermo humilis. También se han estudiado sus relaciones literarias con San Jerónimo, San Gregorio, San Agustín que, a juicio de G. Mancini, fueron decisivos para introducirla en un estilo humilis, rusticior, de un lenguaje coloquial.  Pero su cultura no fue sólo libresca, influyeron en ella, además, las enseñanzas orales de los sermones, las tradiciones de la Orden del Carmelo, etc.

Esta  relación de autores y obras que pudieron influir en Santa Teresa contradicen totalmente la imagen que ella misma pretende darnos en su obra de mujer inculta, subordinada intelectualmente a los “letrados” de que nos habla constantemente. Hasta tal punto dice depender de “personas tan letradas y graves”, que en el capítulo X  exhorta a los que han mandado redactar su vida a romper sus escritos si así lo consideran conveniente.

Santa Teresa ve en la literatura una vía para expresar sus experiencias, para entenderlas ella misma y, por último, para atraer hacia sus convicciones a otras personas. Con este propósito, hace uso de la lengua literaria con una auténtica “voluntad de estilo” como dirá Víctor García de la Concha. Expresar con claridad lo que ocurre en lo más íntimo del alma era el objetivo principal de sus escritos. Para ello, la vemos buscar en cada ocasión la expresión  precisa de una experiencia mediante las comparaciones, exclamaciones e interrogaciones que tanto abundan en sus escritos.  Nuestra autora estaba obsesionada por darse a entender. La aparente sencillez de sus escritos responde, sin embargo, y en contra de lo que han opinado algunos críticos, a un esfuerzo consciente y permanente por depurar su mensaje de lo que ella denominaba “bachillerías”.  Con esta preocupación Santa Teresa se acerca a los cánones del humanismo de Luis Vives, Juan de Valdés, Fray Luis de León, etc. Según su criterio es posible escribir sobre teología haciéndose entender y acercándose a la lengua hablada, utilizar la lengua vulgar como vehículo de cultura e ir a lo esencial en una lengua comprensible para cualquiera.

No cabe, sin embargo, según afirma García de la Concha, hablar de una uniformidad de estilo en Santa Teresa. La historia de la escritura de la Santa es, nos dice este profesor, la historia de un aprendizaje y una maduración expresivas. Las ideas, vivencias y sentimientos de Santa Teresa, aunque tenían un carácter unitario se formalizaron en géneros diversos: biografía, carta, crónica, tratado doctrinal, oración. Y estos géneros no separan obras, sino que los encontramos normalmente entrelazados en cada libro. Por otra parte, no sólo el contenido del mensaje determinó cambios en el estilo, también lo hicieron el contexto y los destinatarios.

De todo lo anterior cabe deducir que Santa Teresa tuvo permanentemente  conciencia de su autoría e hizo uso de su capacidad de escritora para expresar sus experiencias vitales y que se esforzó al máximo por hacerse comprender utilizando el lenguaje a su medida y para sus propios fines.

No podemos, por lo tanto,  sino sonreír ante el ejercicio de ironía que muestra Teresa de Jesús cuando comenta en su obra: “¿Para qué quieren que escriba? Escriban los letrados que han estudiado, que yo soy una tonta y no sabré lo que digo: pondré un vocablo por otro, con que haré daño. Hartos libros hay escritos de cosas de oración: por amor de Dios, que me dejen hilar mi rueca, y seguir mi coro y oficios de religión, como las demás hermanas, que no soy para escribir, ni tengo salud ni cabeza para ello”.

 

Trinidad Zurita Corbacho

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: