Blog de la Biblioteca Municipal de Alange

Espacio dedicado a difundir la actividad de la biblioteca y foro de discusión sobre la cultura en general.

La escuela en la II República

Posted by Biblioteca Alange en diciembre 15, 2009

“>

La elección del libro “Historia de una maetra” de Josefina Aldecoa, que actualmente estamos leyendo en nuestro Club de Lectura, ha estado motivada por el hecho de que su comentario nos dará pie a entender un momento crucial para la educación en España como fue la II República y a analizar el papel fundamental que jugó la figura del maestro para extender los nuevos ideales.

A partir de abril de 1931 se emprendieron una serie de reformas de las cuales las más notorias serían las reformas educativas. La República había heredado un millón de niños sin escolarizar, una considrable precariedad en los edificios destinados a escuelas y un cuerpo docente que necesitaba urgentes mejoras a nivel formativo.

Desde 1931 hasta 1933, llamado bienio azañista, se acometieron una serie de reformas encaminadas a la renovación de la enseñanza primaria, construcción de escuelas y mejora de la formación del profesorado. Se abogaría por una escuela pública, obligatoria, laica y mixta. Un sistema educativo en el que el eje fuera el alumno. “Fue una escuela en la que se educó a los niños atendiendo a su capacidad, su actitud y su vocación, no a su situación económica”, nos dice Antonio Molero, catedrático de Historia de la Educación de la Universidad de Alcalá de Henares.

La educación debía basarse en los siguientes principios:

1. La educación pública es esencialmente una función del Estado.
2. La educación pública debe ser laica.
3. La educación pública debe ser gratuita.
4. La educación pública debe tener una carácter activo y creador.
5. La educación pública debe tener un carácter social.
6. La educaión pública debe atender conjuntamente a los alumnos de uno y otro sexo.
7. La educación pública constituye un sistema unitario.
8. El profesorado de la educación pública contituye un todo orgánico. Siendo una la función educativa, uno debe ser también el profesorado, lo que significa que debe recibir una preparación equivalente, asumir un trabajo docente similar y análoga retribución.

En mayo de 1931 se publica el Decreto de creación del Patronato de Misiones Pedagógicas con el propósito de “llevar a las gentes, con preferencia a las que habitan en localidades rurales, el aliento del progreso y los medios de participar en él”. El Patronato de Misiones Pedagógicas estableció bibliotecas y organizó sesiones cinematográficas, audiciones radiofónicas y discográficas, representaciones teatrales, exposiciones,etc. Las múltiples actividades que se llevaron a cabo tenían el soporte ideológico de la Institución Libre de Enseñanza.

En 1933 se celebrarán nuevas elecciones que llevará al poder a la CEDA de Gil Robles y que supondrán un parón a todas las reformas anteriores, ya que se frenará la financiación educativa, descenderá el número de construcciones de nuevas escuelas y se dará al traste con la idea de una escuela laica que había prevalecido en el periodo anterior.”Quizá la España de la época no estaba preparada para estos cambios”, dice la profesora Consuelo Domínguez, de la Universidad de Huelva.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: